Cuando artistas como Grace Kelly y Orson Welles recorrían sus calles en las décadas de los años 50 y 60, Torremolinos era todavía un barrio costero de la ciudad de Málaga que atraía a turistas que buscaban un enclave más privado y tan cosmopolita como el de la metrópoli. Más de medio siglo después, Torremolinos mantiene el encanto que le convirtió en objetivo de estos legendarios personajes y, además, se ha convertido en uno de los referentes turísticos de la Costa del Sol.

Torremolinos es uno de los motores económicos de la provincia gracias, entre otros, a su industria turística y a la actividad que genera el Palacio de Congresos y Exposiciones de la Costa del Sol. Además, es una ciudad que mezcla a la perfección la población local con sus turistas, ya que cada año son muchos los que se instalan definitivamente por su comodidad y por un estilo de vida ligado al mar. Si decides escaparte a este municipio a un salto de Málaga (10 kilómetros), puede que seas el próximo que decida quedarse.

El ocio diurno y nocturno, con una oferta para todos los públicos, y una gastronomía exquisita, desde las tapas y el pescaíto frito hasta los platos más internacionales, contribuyeron a convertir Torremolinos es uno de los lugares más turísticos del país.En lo que respecta a la historia más antigua, el área sobre la que se asienta el actual municipio ha sido enclave de ocupación humana desde el Paleolítico, por lo que abundan las cuevas prehistóricas. También hay yacimientos de las épocas fenicia, romana y árabe y destaca la historia de la industria de los molinos, con la Torre Pimentel o Torre de los Molinos como principal ejemplo, que da nombre a la ciudad.Torremolinos convirtió una pequeña población de pescadores en una extensa y populosa ciudad de referencia mundial dedicada íntegramente al turismo de sol y playa.En su término municipal se han encontrado restos del Neolí­tico y de la época romana. Pero las primeras noticias escritas que relatan su historia se remontan a los últimos años de la conquista cristiana, cuando, tras la toma de Málaga por los Reyes Católicos, se adscriben al municipio de Alhaurí­n de la Torre las tierras de Churriana y las de los Molinos de la Torre. En 1502, pasó a formar parte del término de la ciudad de Málaga con el nombre de Torres de Pimentel.Su origen y nombre se debe a una torre vigí­a y a los molinos construidos para moler el trigo, dispuestos en perpendicular al mar para aprovechar la fuerza de las aguas de sus manantiales.Torremolinos quedó enlazada con Málaga y Cádiz mediante la calzada construida en la era romana.

Debido a esa buena comunicación, se instalaron tres factorías de salazones en el municipio. De esta misma época es una pequeña necrópolis que afloró durante la ejecución de unas obras en una plaza del casco urbano.Los árabes aprovecharon el caudal que nacía en el paraje de Los Manantiales y llegaba hasta la playa levantando numerosos molinos a lo largo del recorrido del agua. Ya entre los siglos XIII y XIV se inició la edificación de una torre defensiva al final de la actual calle San Miguel para evitar las invasiones enemigas por mar. En alusión a esta emblemática construcción y a los molinos se configuró el nombre de la ciudad.Poco después de la conquista de Málaga, los Reyes Católicos le concedieron a la capital la propiedad de los manantiales de Torremolinos. Esta decisión fue ratificada por Juana la Loca en el año 1511. Décadas más tarde, los molinos de origen árabe fueron quedando sin función alguna por falta de caudal.El acoso constante a la costa malagueña por parte de navíos corsarios no cesaba. El ingeniero de los Reales Ejércitos propuso entonces erigir un castillo en Torremolinos.

La obra comenzó en 1770 en el lugar que actualmente ocupa el hotel Santa Clara. La fortaleza albergaba cuarteles para caballería e infantería, viviendas, capilla y almacenes, y estaba dotada de una batería de seis cañones. Este recinto fue un centro militar hasta 1830. A partir de esa fecha fue adaptado para cuartel de carabineros y posteriormente pasó a manos privadas. Del fortín aún se conservan algunos restos.Posteriormente la costa se protegió con castillos y torres de defensa.

Uno de los más importante era el Castillo de Santa Clara, construido en la segunda mitad del siglo XVIII sobre los restos del antiguo fortí­n (hoy desaparecido y su lugar ocupado por un complejo hotelero).Aparece en el mapa del Marqués de la Ensenada, realizado en 1748, con el nombre de Torre de los Molinos, de donde procede su denominación actual.Desde 1813 hasta 1924 fue municipio independiente, fecha en la que volverí­a a formar parte del término de Málaga.

Referencias y fuentes:Web de Turismo Andaluz. Turismo Torremolinos. Turismo Costa del Sol. Turismo Málaga