La Asociación de Hosteleros de Málaga considera inválidas las mediciones acústicas en las que se basa el ZAS y acudirá al contencioso-administrativo

De las más del cien calles afectadas por el decreto de Zona Acústicamente Saturada (ZAS) aprobado por el Ayuntamiento de Málaga, decenas no se han medido correctamente ni en su totalidad, por lo que la reducción horaria para el cierre de bares resulta inadecuada.

Esta decisión municipal no acabará con el ruido en las áreas señaladas ya que sus fuentes son dinámicas, por lo que resulta injusto e ineficaz culpar a la hostelería exclusivamente y obligarle a perder rentabilidad, así como mermar su capacidad de creación de empleo.

Las mediciones acústicas no se han realizado con las garantías suficientes

La Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos) considera inválidas las mediciones acústicas en las que se basa el decreto de declaración de Zona Acústicamente Saturada (ZAS) aprobado el pasado 20 de diciembre por el pleno del Ayuntamiento de Málaga y publicado hoy en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP). En virtud de este hecho, Mahos interpondrá un recurso ante el tribunal de lo Contencioso-Administrativo por lo que califica como un menoscabo de los derechos de los empresarios a desarrollar su actividad.

De acuerdo con la postura oficial de Mahos, las mediciones acústicas no se han realizado con las garantías suficientes ni tienen en cuenta el factor primordial de que, de las más de cien calles de la ciudad (Centro Histórico y Teatinos) afectadas por el ZAS, decenas de ellas no se han medido correctamente ni en su totalidad. Por tanto, la declaración de Zona Acústicamente Saturada publicada hoy por el BOP carece del suficiente respaldo técnico para su entrada en vigor.

La decisión municipal de penalizar con el decreto de ZAS a más de un centenar de calles de la ciudad es, por tanto, rechazable. Además, supone un perjuicio para un sector básico en la creación de empleo, la generación de riqueza y la dinamización económica de Málaga, ciudad que ha experimentado en la última década el mayor crecimiento turístico de España según todas las estadísticas oficiales.

Culpar a la hostelería en exclusiva de la emisión de ruido resulta un sinsentido, ya que sus fuentes son dinámicas –tráfico, transportes, comercio, celebraciones, eventos de ciudad–. Sin embargo, la aplicación del decreto del ZAS merma la rentabilidad de un sector que mantiene al año, de media, 80.000 puestos de trabajo en la provincia de Málaga.

La Asociación de Hosteleros de Málaga (Mahos) reitera que la reducción en el cierre de los establecimientos resulta inadecuada. Disminuir el horario de los negocios y su presencia reglada en la vía pública afectará a la economía local y empeorará con total seguridad los datos turísticos de Málaga, ciudad que precisamente mañana 22 de enero acude a la Feria Internacional de Turismo (Fitur) de Madrid como un destino líder y con gran oferta complementaria.

La hostelería, motor de revalorización de espacios degradados

Por otra parte, la hostelería es parte importante de la revalorización de espacios urbanos degradados, y ha abanderado la recuperación para los ciudadanos de zonas deprimidas que hoy son referencias urbanas como el Soho y el Centro Histórico.

Por último, la Asociación de Hosteleros de Málaga apela a la seriedad a la hora de tomar decisiones que sin duda van a afectar a la economía y al modelo de ciudad, y plantea huir de máximos que hacen daño al trabajo, a la entrega, al sacrificio, al espíritu de emprendimiento y al bienestar de al menos 80.000 personas en el conjunto de la provincia.

Vía: Mahos. Asociación de Hosteleros de Málaga y Provincia
[ad_1]