Peligro de pérdida de identidad local con la moratoria

Además, la imposición del ZAS podría generar una pérdida de identidad local en los negocios de hostelería de las zonas afectadas, especialmente en el Centro Histórico.

Contrariamente a lo que se pueda pensar, y según datos del Observatorio de Medio Ambiente Urbano (OMAU) del Ayuntamiento de Málaga (‘Análisis de los usos en planta baja en el ámbito del Pepri Centro, con fecha de abril de 2019), la proporción de negocios locales y franquicias en el Centro Histórico es del 87% contra el 13%, y en algunas zonas (Camas, Nosquera) llega a ser del 100% contra 0.

Mahos trabajará para que la moratoria de nuevos establecimientos no suponga un perjuicio en la calidad de la oferta hostelera y gastronómica, sino todo lo contrario; aunque esta circunstancia es una intervención en el libre mercado en una zona clave de la ciudad y las consecuencias son, por tanto, imprevisibles.

Esta realidad cambiará a consecuencia del ZAS y Málaga podría perder parte de la originalidad de su oferta, aspecto clave en el resurgir de la gastronomía como reclamo turístico y como reivindicación cultural propia en el uso, promoción y difusión de los productos locales. Contrasta la apuesta empresarial privada por la calidad y la excelencia, con nuevas aperturas y aventuras empresariales, con la imposición de un ZAS arbitrario.

La hostelería, motor de revalorización de espacios degradados

En este sentido, la hostelería ha sido y es una parte importante de la revalorización de espacios urbanos degradados, acompañando a la estrategia de un modelo de ciudad exitoso impulsado por el propio Ayuntamiento de Málaga que ahora se recorta en una decisión municipal difícil de comprender. El Soho y el Centro Histórico son ejemplos de una concepción que ha abierto camino a mejoras generales de equipamiento y oferta cultural, de conquista de espacios para el ciudadano en perjuicio del tráfico rodado y contaminante.

Por último, la Asociación de Hosteleros de Málaga apela a la seriedad a la hora de tomar decisiones que sin duda van a afectar a la economía y al modelo de ciudad, y plantea huir de máximos que hacen daño al trabajo, a la entrega, al sacrificio, al espíritu de emprendimiento y al bienestar de al menos 80.000 personas en el conjunto de la provincia.

Vía: Mahos. Asociación de Hosteleros de Málaga y Provincia